La acción climática y el crecimiento económico van de la mano

Las inversiones en tecnologías verdes estimulan la actividad económica y abren nuevos mercados, mientras que las políticas efectivas pueden alinear los objetivos económicos y ambientales 

Por Carlos Roa

Siempre que se habla de cambio climático y desarrollo económico surge un mito persistente: la noción de que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y fomentar el crecimiento económico están reñidos. Este pensamiento binario no sólo es anticuado, sino engañoso.

Reducir las emisiones y estimular el crecimiento económico no son objetivos mutuamente excluyentes. De hecho, son complementarios, impulsan la innovación, crean empleo y garantizan la resistencia económica a largo plazo.

Respecto a este tema, Katharine Hayhoe, científica del clima y jefa científica en The Nature Conservancy, afirma: «A pesar de lo que pueda pensarse al escuchar la publicidad política y más de unos cuantos informes de los medios de comunicación, las emisiones de carbono de EE.UU. disminuyeron el año pasado al mismo tiempo que crecía la economía».

Además, como catedrática distinguida de y autora del libro ‘Saving Us’, Katharine añade: «¡Sí, es cierto! El año pasado, la economía estadounidense creció un 2,5%, mientras que las emisiones totales de carbono disminuyeron entre un 2% y un 3%, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. Según la EIA, las emisiones estadounidenses han descendido un 20% desde el máximo histórico de 2007».

La innovación es un catalizador del crecimiento económico

El impulso para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es un potente catalizador de la innovación. La inversión en tecnologías verdes -desde fuentes de energía renovables como la eólica y la solar hasta avances en eficiencia energética y vehículos eléctricos- estimula la actividad económica y abre nuevos mercados.

Por ejemplo, el sector de las energías renovables ha sido uno de los que más empleo ha creado en todo el mundo. Según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), el sector de las energías renovables dio empleo a más de 13,7 millones de personas en todo el mundo en 2022, con cifras en constante aumento.

Además, la transición a una economía baja en carbono fomenta avances tecnológicos que benefician a diversas industrias. Las tecnologías energéticamente eficientes reducen los costes operativos de las empresas, haciéndolas más competitivas. Las innovaciones en agricultura sostenible pueden mejorar la seguridad alimentaria e impulsar las economías rurales. Al invertir en tecnología verde, sentamos las bases de un crecimiento económico sólido basado en la sostenibilidad.

Resiliencia económica a través de la sostenibilidad

La resiliencia económica a largo plazo depende de la salud de nuestro medio ambiente. El cambio climático plantea riesgos significativos para la estabilidad económica, amenazando a sectores que van desde la agricultura hasta los seguros. Los fenómenos meteorológicos extremos, la subida del nivel del mar y los cambios en los patrones climáticos pueden interrumpir las cadenas de suministro, dañar las infraestructuras y provocar importantes pérdidas económicas. Al reducir proactivamente las emisiones de gases de efecto invernadero, mitigamos estos riesgos e invertimos protegiendo nuestro futuro económico.

Los países que lideran la adopción de prácticas sostenibles están mejor posicionados para sortear las incertidumbres económicas que plantea el cambio climático. También tienen más probabilidades de atraer inversiones, ya que la sostenibilidad se convierte cada vez más en un criterio crítico para los inversores. Tanto las empresas como los países que dan prioridad a la sostenibilidad son considerados responsables y con visión de futuro, lo que aumenta su atractivo en el mercado mundial.

Sinergia política: Alinear los objetivos económicos y medioambientales

Unas políticas eficaces pueden salvar la distancia entre el crecimiento económico y la protección del medio ambiente. La tasación del carbono, por ejemplo, es una poderosa herramienta que incentiva a las empresas a reducir las emisiones mientras genera ingresos que pueden reinvertirse en tecnologías e infraestructuras ecológicas.

Del mismo modo, las subvenciones para proyectos de energías renovables y los incentivos fiscales para edificios energéticamente eficientes pueden impulsar la actividad económica al tiempo que promueven la sostenibilidad.

El Green Deal de la Unión Europea es un excelente ejemplo de sinergia política. Con el objetivo de convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro para 2050, el Green Deal incluye sustanciales inversiones en energías renovables, transporte sostenible e iniciativas de economía circular. Este enfoque integral no solo aborda el cambio climático, sino que también estimula el crecimiento económico y la creación de empleo en todos los Estados miembros.

Competitividad y liderazgo mundiales

Adoptar la transición hacia una economía baja en carbono mejora la competitividad global. A medida que el mundo se orienta cada vez más hacia la sostenibilidad, los países y las empresas que lideran la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero marcan las pautas de los futuros modelos económicos. Este liderazgo puede abrir oportunidades de exportación para las tecnologías y servicios verdes, situando a estos pioneros en la vanguardia de la economía mundial.

Hay que dejar atrás la falsa dicotomía entre reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr el crecimiento económico. El camino hacia un futuro sostenible es también el camino hacia la prosperidad económica. Adoptando políticas con visión de futuro, podemos crear una economía resistente que, al mismo tiempo, sea capaz de prosperar en armonía con el medio ambiente. Ha llegado el momento de reconocer que la salud de nuestro planeta y la de nuestra economía están profundamente entrelazadas y si cuidamos ambas, nos aseguramos un futuro estable.

Share this article.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Annual Reports

Latest News

We bring you the most up-to-date news and research.